Diagnóstico: Depresión

Posted on 4 octubre, 2016 with 0 comments

depresion-2

Llevaba un par de semanas triste, sin ganas de nada, ni siquiera de las cosas que más le gustaba hacer. No podía disfrutar. No podía descansar. No podía

Y es que estaba triste sí, pero no sólo eso. Estaba deprimida. No como esa expresión que tanto escuchamos, casi a diario, una depresión real.

Llevaba dos semanas con ganas de llorar casi todo el día, con ese nudo incómodo en la boca del estómago que aprieta y no deja respirar. Y, a pesar de esa desagradable sensación conseguía ir a trabajar, y disimulaba durante esas horas. Volvía a casa y había gastado más energía de la que tenía por la falta de descanso que le acompañaba esta temporada, por tanto, llegaba el momento de pasar horas en el sofá con sus pensamientos, en su cabeza no había lugar para nada que no fueran pensamientos negativos sobre ella, todo en su vida lo veía mal, y además no iba a cambiar. No era capaz de pensar de otra manera, quería hacerlo, con todas sus fuerzas, pero no podía.

Cuando llegaba el fin de semana, motivo de alegría para casi todo el mundo, ella no lo vivía así. Al menos no tenía que disimular en el trabajo, pero era consciente, más todavía, de cómo de mal se sentía. Si conseguía salir de casa para ir al cine, a comer, o a dar un paseo por el campo, era incapaz de disfrutarlo.  Y además tenía que aguantar el escrutinio de su gente, sus comentarios, sus opiniones y sus consejos. “Si ayer estabas mejor”,  “Pues no estás tan mal”, “Te tienes que animar”, “Lo que tienes que hacer es…”. 

depresion-1

Y así pasaban los días, las semanas, hasta que el malestar pudo con todo, y el día que ya no fue capaz de ir a trabajar fue a buscar ayuda. Y empezó un nuevo camino, acompañada por su psicoterapeuta, entendiendo aspectos de su proceso, trabajando mano a mano en su crecimiento, fortaleciendo, avanzando,… y así, sesión a sesión fue empezando a curarse, y se curó. Y ahora probablemente, dejando atrás ese dolor y ese sufrimiento de meses, se siente bien y se siente más fuerte. Y de eso se trata.

La depresión es una enfermedad real. Aunque cada uno vive su proceso personal único y particular, la depresión tiene unos síntomas propios que la caracterizan siendo el principal la tristeza, una tristeza patológica a la que acompañan algunos de estos otros síntomas:

  • Pensamientos negativos acerca de uno mismo, del futuro y del mundo.
  • Apatía, pérdida del interés o de las ganas de hacer cualquier cosa.
  • Anhedonia, pérdida de la capacidad de disfrutar.
  • Inquietud.
  • Irritabilidad.
  • Alteraciones del apetito y del sueño.
  • Sentimientos de inutilidad o culpa.
  • Dificultades de concentración.
  • Fatiga
  • Ideas recurrentes de muerte o suicidio.

Al identificar estos síntomas, siendo conscientes del malestar que genera y también de que tiene solución, ya seamos nosotros los que estamos sufriendo o alguien cercano, sería aconsejable pedir ayuda profesional o animarle a hacerlo. Sabiendo que de ese proceso terapéutico se sale reforzado, se crece y se aprende.

 

Tags: Astrea Psicología, Depresión, Día Mundial de la Depresión, Psicología, psicoterapia

Leave a comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies