La enfermedad mental a través de las series de televisión

Posted on 12 octubre, 2016 with 0 comments

Resultado de imagen de carrie mathison

Ya ha entrado el otoño y la temporada seriéfila no ha hecho más que empezar. Después de una larga espera, son muchos los títulos que vuelven a la pequeña pantalla y otros están apunto de hacer su entrada más o menos triunfal. Las series viven su época dorada y muchas buscan ser un reflejo de nuestra sociedad. En la semana en la que hemos celebrado el Día Mundial de la Salud Mental, analizamos la visión de las enfermedades mentales en las series de televisión.

Hablar de trastorno, patología o enfermedad mental tradicionalmente ha sido un tabú. Hasta hace bien poco, tener algún diagnóstico psicopalológico más o menos grave o acudir al psicólogo era motivo de vergüenza, etiquetando a esa persona como loca o tarada con mucha ligereza. Desgraciadamente este estigma sigue existiendo, aunque poco a poco vaya perdiendo peso y sentido (siendo en realidad un sinsentido). Prueba de este cambio es su presencia cada vez mayor en medios de comunicación, campañas de publicidad, cine o televisión. Sin meternos a analizar qué es realmente lo que en algunos casos se pone en alza, está claro que algo está cambiando y su presencia en las series de televisión es una prueba de ello.

Resulta curioso ver como la percepción que se tenía sobre las series de televisión ha mejorado a la par que lo ha hecho la de las enfermedades mentales. En apenas una década, las series han pasado a estar a la altura del buen cine, contando con grandes superproducciones y actores y directores de primera línea. No es cierto que antes, en los ochenta o noventa, las series fueran de peor calidad, un género menor, pues las principales productoras y cadenas de televisión ahora aclamadas ya existían por entonces, ofreciendo grandes productos que ahora se consideran de culto o de las que incluso se han hecho remakes de éxito hace no muchos años. Tal es el caso de Oz, Twin Peaks o Battlestar Galactica.

Resultado de imagen de grito edvard munch

No solo han mejorado a nivel técnico, también han diversificado las temáticas y problemas que tratan, acercándose a la realidad social y psicológica de sus protagonistas. La enfermedad mental entre ellas. Lo que antes se escondía o se utilizaba como llave en el desarrollo de cualquier argumento, ahora comienza a mostrarse como parte de la idiosincrasia de ese personaje o trama cualquiera.

Este acercamiento de la psicopatología a la calle implica su normalización, rompiendo tabúes y estigmas fuertemente arraigados en nuestra sociedad. En algunos casos. En otros, el trastorno ejerce como el mejor trampolín para teñir de dramatismo o comicidad al personaje o a la serie en sí misma, asociando así unos rasgos, síntomas o características cualquieras al desarrollo de la trama, a sus puntos álgidos y giros. Como en todo, el abordaje de la enfermedad mental en las series de televisión tiene luces y sombras. No hay que olvidar que se trata de un producto de entretenimiento.

Carrie Mathison sería un ejemplo de ello. La protagonista de Homeland tiene Trastorno Bipolar, y si bien en la serie asocian sus momentos de especial brillantez en sus investigaciones a la fase maníaca de la enfermedad (lo que no solo es un mal ejemplo, sino que muestran como esa ruptura con la realidad -lo que es una fase maníaca en su punto álgido- es lo que le lleva a tener unos resultados sobresalientes, cuando lo normal es que no sea así), en general muestran a una mujer capaz de tener un trabajo y una vida más o menos estable de la mano de un trastorno complejo y crónico, facilitando que el público empatice con ella y por extensión con su enfermedad. Amén de que luego le pase de todo y ella sola líe aún más la madeja. Cosas de series.

Resultado de imagen de sheldon cooper

The Big Bang Theory con Sheldon Cooper al frente mostraría igualmente a una persona profesionalmente solvente, si bien los síntomas del Síndrome de Asperger que sufre en la serie hacen de él una garantía de los momentos cómicos en ella. Algo que también ocurre con los demás protagonistas de la serie, todos ellos con más o menos problemas de ansiedad social

También hay que señalar como narran con buen tino los síntomas de muchas de las enfermedades que tratan, haciéndolas comprensibles, quitándoles hierro y ayudándonos a empatizar con ello: Jessica Jones, con un Trastorno por Estrés Postraumático, Mónica de Friends, con rasgos de personalidad obsesivos y ansiosos, o fascinándonos con Dexter y Tony Soprano (curioso darse cuenta de que empatizamos con dos psicópatas, ¿verdad?)

Soy como tú aunque no lo sepas. Éste ha sido el lema bajo el que se ha conmemorado el Día Mundial de la Enfermedad Mental. Aunque queda camino por recorer, barreras y estigmas que eliminar, las series nos ayudan a darnos cuenta de ello.

Tags: Día Mundial de la Salud Mental, Ocio, Psicología, Series

Leave a comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies